ZONA DE CONFORT

LA ZONA DE CONFORT

La zona de confort, sinónimo de paraíso para muchos, está presente en nuestra vida y ello nos hace tener sensación de tranquilidad y a la vez conformismo. Seguir las mismas pautas, una rutina produce un aprendizaje y así mismo conseguir acumular experiencias y vivencias, pero también puede desembocar en aburrimiento, desánimo, o no creer en el avance e incluso perder la ilusión.

 

Todos hemos experimentado situaciones no agradables u otras que no gustaría cambiar, y nos planteamos seriamente ¿cómo hacerlo?

El ser humano por naturaleza aporta en su “adn social” una resistencia al cambio considerable y más en nuestra sociedad y cultura. Ello no hace replantearnos situaciones y muchas veces no dar ese paso necesario para qué el cambio se produzca y así poder comprobar sus efectos.

Aquellos que pueden compaginar estar en la zona de confort y de vez en cuanto salir de ella y experimentar y dejar que las cosas ocurran, sienten una autoestima superior al caso contrario, así como sonríen más, descansan más y sus vidas son más placenteras según su propio punto de vista y expectativas.

En las relaciones personales, familiares, en el trabajo….la rutina y tradiciones tienen un papel considerable y ello las fortalece. Desde aquí tan solo reflexionar ante una adversidad / reto/ situación nueva que se nos presenta….si no seguimos ese patrón que ya tenemos marcado y aprendido y cambiamos algo….qué pasaría? Muchas veces no hace falta buscar cambiar, si no que desde nuestra intuición o internamente deseamos el cambio y experimentar lo único que la famosa zona de confort nos atrapa y no deja que sigamos nuestra esencia más primitiva.

Cuántos nos auto-escuchamos y seguimos nuestra esencia? Y cuántas veces no hacemos este paso por pensar en el posible error, la repercusión social, el qué dirán, ..etc…?

¿No atrevemos a probar escucharnos un poco más? ¿y probamos alguna vez de salir de la zona de confort? o ¿lo hacemos?

 

 

Sandra Morera

Psicóloga, Diseñadora & Realizadora de experiencias vivenciales

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *