URGENTE vs PRIORITARIO

Elegir alguna opción conlleva tener que implicarse en la decisión tanto a nivel racional como emocional.

Saber si algo hay que catalogarlo como urgente o prioritario es un tanto arbitrario muchas veces o muy relativo. Cada persona tiene sus valores, aptitudes y actitudes vinculadas. Por ello si alguien tiene que valorar si alguna acción tiene que ser catalogada como urgente o prioritaria, es importante saber qué implica, a quién, sus consecuencias y repercusiones así como el objetivo de la misma.

En el terreno profesional nos puede parecer más fácil realizar este ejercicio. En las empresas hay una dirección o estrategia a seguir y la toma de decisiones tendría que ir alineada con éste. Cuando se nos acumula unas tareas o trabajo, y hay que catalogarlos como urgentes o prioritarios, qué destacarías?

La diferencia entre conceptos es incluso en el mismo caso y en la misma empresa relativa en función de todos los factores comentados. El factor tiempo también tiene un papel relevante, ya que la obtención de la respuesta esperada es lo que anhela el demandante de la petición.

Todo puede partir del trabajo previo de análisis (más o menos rápido y pragmático) y así realizar una buena definición y clasificación de las acciones (urgente, importante, relevante, prioritario vs a qué y a quién, y con qué….) para así poder ya tomar la decisión de qué acción realizar primera y con qué base ha sido tomada dicha decisión.

A nivel general se podría decir que una acción urgente es la que la respuesta es requerida en el menor tiempo posible. Y aquello prioritario hay puede considerarse algo con importancia donde el tiempo sería un tanto menor que en el caso anterior.

Como en muchas ocasiones en la vida cotidiana la toma de decisiones es relativa a quién la emite y los otros factores secundarios que ello implica. Lo bueno en todo caso es tenerlo claro para así poder acarear las consecuencias con decisión, fuerza, coraje y en base a la actitud y objetivos. Una decisión tomada con una base sólida y gran convencimiento nunca será una decisión mal tomada. Todo implica cambio, movimiento e implicación personal.

 

No hay decisiones malas en ningún caso, tan solo puede haber diferentes opiniones versus aquello que implican y sus objetivos.

 

 

 

Sandra Morera

Psicóloga, Diseñadora & Realizadora de experiencias vivenciales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *