ÚNICOS

Todos somos diferentes. Aunque insistimos en distinguirnos entre normales o diferentes o incluso el adjetivo “friki”…todos tenemos un punto diferente. Nuestras vidas, historias, gustos, aficiones, maneras de andar,…. son únicos e irrepetibles. Dos personas idénticas en todo es difícil encontrarlo ya que nuestras emociones y sensaciones nos construyen y nos hace ser precisamente únicos. Incluso unos gemelos pueden tener detalles diferentes aunque su genotipo sea casi idéntico.

Muchas veces aparecen frustraciones o decepciones tanto con nosotros mismos como con los demás. El hecho podría remitir en nuestro grado de exigencia para los demás y con nosotros mismos. El hecho de gustar o deseo de ser amado por otra persona nos puede evocar en este sentimiento de frustración o no realización de aquello que anhelamos. Pero la pregunta sería realmente no somos nosotros que evocamos en los demás la responsabilidad de que les gustemos y así exigir en el otro que sienta algo forzado?

Es evidente que dentro de la diferencia entre humanos, está también la diferencia en las emociones y sentimientos, sus grados de estimación, tiempos o intensidades y ello no tiene porque ser algo perjudicial, sino al contrario. Lo interesante es saber que todos somos un psique, un imaginario, un cuerpo y unas “posibles” necesidades o deseos. Descubrirlos y disfrutarlos forma parte de la madurez emocional y con ello la satisfacción personal.

Como casi todo, todo sale de nuestra cabeza. Conocernos y apreciarnos a nosotros mismos es el primer paso para poder tener ese efecto en los demás. La autoexigencia / o exigencia en los demás nos puede crear un muro casi imposible de ser superado o derribar. Por ello, es bueno no exigir en los demás ni en nosotros mismos metas que pueden ser inalcanzables, pequeñas metas prácticas cotidianas puede hacer mucho más. Persigue aquello fácil, práctico y tangible que sabes que tienes y puedes dar. Dar y apreciar podría ser la clave.

 

Albert Espinosa en su último libro, Mundo azul ama tu caos, entre muchas ideas refuerza esta misma. El hecho de conocernos y así querernos, con nuestro gustos, detalles diferentes, y saber precisamente apreciar que esto nos hace especiales y únicos.

 

Sandra Morera

Psicóloga, Diseñadora & Realizadora de experiencias vivenciales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *