PREJUZGAR

Opinar o juzgar….¿conocemos la diferencia?

De todos es bien sabido que ejercer una opinión sobre cualquier tema está considerado como una actitud de interés y de ampliar conocimientos….pero a veces…hay una zona “gris” entre juzgar y opinar.

Tener un juicio de valor sobre algo nos ayuda a conocer, comprender y a explorar nuestro entorno y eso contribuye a la toma de decisiones muchas veces. Según el juicio que hagamos, la decisión podrá llevar diferentes consecuencias y eso hará que vayamos evolucionando como seres humanos y sociales a la vez.

Para poder juzgar y así tomar la decisión más idónea, necesitamos tener información del entorno, el contexto o marco donde se engloba, los agentes que intervienen…etc.

¿qué ocurre cuando juzgamos ( no opinamos) sobre algo…con muy poca información o casi inexistente? Eso nos lleva a tomar decisiones precipitadas en la mayoría de ocasiones dando evidencia de unos hechos o circunstancias que No han ocurrido. Nuestras experiencias anteriores, en situaciones parecidas, o las de los demás que en algún momento han salido en una conversación, el cine, las series de tv, las novelas y las redes sociales son muchos de los agentes que nos dan información y que de manera sesgada hace que muchas veces juzguemos de manera errónea o no adecuada antes de tener más información al respecto.

Lo bueno no sería conocer bien aquello que tenemos delante, y a partir de aquello opinar o emitir un juicio acorde con la situación y por ello adaptarnos a ella?

En el video que hoy ponemos, es una buena historia y muestra de ello. Esperemos que todos podamos sacar partido a la experiencia.

Sandra Morera

Psicóloga, Diseñadora & Realizadora de experiencias vivenciales

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *