Facebook lanzará su propio satélite para la difusión de Internet.

Fuente: La Vanguardia.

Facebook Athena es el nombre de un proyecto pensado para difundir Internet a través de satélites que se moverán en la llamada órbita baja de la Tierra, a una altitud que varía entre 160 y 2.000 km. El proyecto salió a la luz tras las investigaciones de la revista Wired y, en cierto sentido, ha sido confirmado por Facebook, quien, sin embargo, no compartió muchos detalles al respecto.

Se trata, en realidad, de un viejo proyecto de Mark Zuckerberg, cuyo objetivo principal es llevar Internet a las regiones más remotas y pobres del planeta. Una misión noble y filantrópica, que también conlleva el deseo de expandir tanto como sea posible la cantidad de usuarios potenciales de la compañía. Athena es un satélite de banda ancha y en órbita baja (LEO), cuyo lanzamiento estaría previsto para principios del próximo año.

 

Un informe de mayo de 2018 de IEEE Spectrum (Institute of Electrical and Electronics Engineers) aclaró que una compañía llamada PointView Tech LLC es, en realidad, una sociedad subsidiaria creada por Facebook para buscar planes para la difusión de la banda ancha, bajo el nombre en clave de ‘Athena’. De momento, el plan de Facebook prevé el lanzamiento de un solo satélite, pero podría representar el punto de partida para una verdadera ‘constelación’, si los resultados fueran positivos.

Según el departamento de prensa de Facebook: “Aunque en este momento no tenemos nada que compartir con respecto a este proyecto específico, creemos que la tecnología satelital jugará un papel importante en el desarrollo de las infraestructuras de banda ancha de próxima generación, haciendo posible su llegada en áreas rurales donde la conectividad a Internet falla o no existe”.


“Creemos que la tecnología satelital jugará un papel importante en el desarrollo de la banda ancha de próxima generación”


Mientras que los satélites tradicionales de banda ancha sufren de tiempos de latencia elevados, porque orbitan alrededor de la Tierra a unos 35.400 km de distancia, los satélites de órbita baja pueden proporcionar un servicio mucho mejor. Sin embargo, se debe considerar que satélites de un tamaño tan pequeño y tan cerca de la Tierra necesitan una red bastante densa para funcionar y garantizar una conexión lo suficientemente estable y rápida. Por lo tanto, es necesario estudiar el coste de toda la operación para que sea sostenible.

 

La que está a punto de empezar podría convertirse en una verdadera ‘carrera al espacio’. Además de Facebook, SpaceX, la compañía fundada por el jefe de Tesla, Elon Musk, también está metida en el juego, así como OneWeb, una subsidiaria del gigante japonés SoftBank (propietario de ARM, entre otros). Incluso Bill Gates lo intentó, en 1990, financiando la compañía Teledesic, que terminó declarando la bancarrota.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *